Ellen G.
            White
Ellen G. White

REVISIONES
, CAMBIOS, RESÚMENES

CÓMO FUERON ALTERADOS
LOS ESCRITOS DE LA SRA. WHITE


La Sra. White afirmaba que las palabras que ella escribía venían de Dios y que no debían ser cambiadas:

La palabra que se me ha dado es: "Habrás de reprender fielmente a los que desean empañar la fe del pueblo de Dios. Escribe las cosas que te daré, para que permanezcan como testigos de la verdad hasta el fin de los tiempos". Yo dije: "Si alguno de los ciudadanos de Battle Creek desea saber lo que la Sra. White cree y enseña, que lean los libros de ella que han sido publicados. Mi esfuerzo sería en vano si predico otro evangelio. Lo que he escrito es lo que el Señor me ha indicado que escriba. No he sido instruída para cambiar lo que he enviado". Review and Herald, Enero 26, 1905.
Si a la Sra. White no se le instruyó para que cambiara lo que había enviado, entonces ¿quién dio las instrucciones? ¿Quién aprobó las alteraciones a sus escritos? La Sra. White dijo: "No me he de retractar de una sola palabra del mensaje que he transmitido". (Id., April 19, 1906). A pesar de esto, una gran cantidad de sus palabras ha sido retirada y quitada de publicaciones posteriores:
  1. Afirmaciones referentes a la puerta cerrada de la salvación.
  2. Afirmaciones que la ciencia ha demostrado ser falsas, tales como la amalgama.
  3. Un capítulo entero de The Great Controversy (Capítulo 12: "Dios honra a los humildes").
  4. Libros enteros han sido sacados de circulación, tales como An Appeal to Mothers, que estaba lleno de mitos del siglo diecinueve acerca de los peligros del "auto-abuso". 
Así que, ¿quién autorizó los cambios en los escritos de la Sra. White?
  
En 1992, la Review reveló la práctica de la plana mayor del White Estate de revisar y alterar los escritos de Ellen White. Paul A. Gordon, entonces secretario del White Estate, escribe:

¿Es legítimo cambiar, resumir, o simplificar los escritos de Ellen White? La respuesta es que sí. Podemos cambiar, resumir, o simplificar las palabras, pero no tenemos licencia para cambiar el mensaje. He aquí por qué: Los adventistas del séptimo día no sostienen la inspiración verbal. Esto significa que no creemos que Dios dictara las palabras para que las usara Ellen White. ... En los años desde la muerte de la Sra. White en 1915, más de 50 nuevas compilaciones o ediciones de los libros de Ellen White han sido preparadas por el White Estate. En cada caso -- incluyendo las ediciones que han sido resumidas, condensadas, o simplificadas -- el mensaje nunca se perdió, sólo las palabras han sido cambiadas. Adventist Review, nov. 19, 1992, pp. 8-9.
Aparentemente, el proceso de alterar y cambiar los escritos de la Sra. White es una práctica de larga data. En 1883, la Conferencia General aprobó una resolución creando una comisión para supervisar las revisiones de sus escritos:
33. CONSIDERANDO: Que muchos de estos testimonios fueron escritos bajo las más desfavorables circunstancias, que la escritora estaba fuertemente presionada por la ansiedad y el trabajo para dedicar un pensamiento crítico a la perfección gramatical de sus escritos, y que éstos fueron impresos tan de prisa que estas imperfecciones pasaron inadvertidas; que creemos que la luz dada por Dios a sus siervos es por medio de la iluminación de la mente, impartiendo así los pensamientos, y no (salvo en raros casos) las palabras mismas por medio de las cuales deberían expresarse las ideas; RESUELVE: Que en la republicación de estos libros se hagan cambios verbales para quitar las imperfecciones arriba mencionadas, hasta donde sea posible, sin cambiar en manera alguna el pensamiento. Además,
34. RESUELVE: Que este cuerpo nombre una comisión de cinco personas para que se encargue de la republicación de estos libros de acuerdo con los preámbulos y resoluciones que anteceden. Review and Herald, Nov. 27, 1883.
En la conferencia de 1919 sobre Ellen White, W. W. Prescott, el presidente de los adventistas del séptimo día, menciona los cambios en los cuales él estuvo involucrado, y cómo estos cambios le dejaron dudas acerca de la inspiración de los escritos de la Sra. White:
He aquí mi dificultad. He revisado esto (The Great Controversy) y sugerido los cambios que deberían hacerse para corregir afirmaciones. Estos cambios han sido aceptados. Mi dificultad personal será cómo conservar la fe en las cosas que no puedo aceptar sobre esa base. ... Si corregimos aquí y corregimos allá, ¿cómo vamos a justificar el no hacerlo en otros lugares?
Ésta no era la primera vez que W. W. Prescott hacía sonar la alarma acerca de los problemas con los libros de la Sra. White. En 1915, él escribió lo siguiente en una carta dirigida a W. C. White:
La manera en que los escritos de su madre han sido manejados, y las falsas impresiones acerca de ellos, que todavía están siendo fomentadas entre la gente, me han causado gran perplejidad y prueba. Me parece que se ha practicado lo que equivale a engaño, aunque probablemente sin intención, al preparar algunos de sus libros, y que no se ha hecho ningún esfuerzo serio para desengañar las mentes de la gente acerca de lo que se conocía como los puntos de vista equivocados de ellos acerca de los escritos de ella.
Great Controversy [El gran conflicto] no fue el único libro en el cual colaboró Prescott. De acuerdo con C.C. Crisler, por largo tiempo secretario del White Estate, se necesitaba la ayuda de Prescott para preparar el libro Prophets and Kings [Profetas y Reyes]. Nótese la carta que Crisler le escribió a Prescott el 27 de diciembre de 1907 pidiendo ayuda:
En la preparación de esta serie [Prophets and Kings], sentimos la necesidad de consejo, y a menudo deseamos poder tener la ayuda de los que estaban familiarizados con el período del exilio y la restauración desde Babilonia. ... Deseamos mucho que Ud. lea los restantes artículos, y elimine cualesquiera porciones que Ud. tema que pueden hacer más mal que bien. Como notará, algunos puntos han sido protegidos, otros han sido omitidos, y, en algunos casos, se han tomado posiciones. ... Somos muy conscientes de nuestra incapacidad para ver muchos puntos que deberían ser escrutados de cerca. De aquí que sintamos la necesidad de asistencia crítica.

EJEMPLOS

Ellen White original
Ellen White revisado
 "La iglesia de Cristo es el único objeto en la tierra al cual él le concede su suprema estima; pero se ha vuelto débil e ineficiente a causa de su egoísmo". Review and Herald, diciembre 11, 1888.
"Testifico a mis hermanos y hermanas que la iglesia de Cristo, por debilitada y defectuosa que pueda serlo, es el único objeto en la tierra al cual Él le concede su suprema estima". Testimonies to Ministers and Gospel Workers, p. 15.
"Por este sendero caminaba el pueblo adventista hacia la ciudad. ... Otros negaron irreflexivamente la luz detrás de ellos, y dijeron que no había sido Dios quien los había guiado hasta ese momento. La luz detrás de ellos se extinguió, dejando sus pies en completa oscuridad, y tropezaron y apartaron sus ojos del blanco y perdieron de vista a Jesús, y cayeron del sendero a la oscuridad y al mundo impío que había debajo. Era tan imposible para ellos volver nuevamente al sendero e ir a la ciudad como para todo el impío mundo que Dios había rechazado. Cayeron uno tras otro a lo largo de todo el sendero, hasta que oímos la voz de Dios como el sonido de muchas aguas, que nos anunciaba el día y la hora de la venida de Jesús". A Word to the Little Flock, p. 13, 1847.
Por este sendero caminaba el pueblo adventista hacia la ciudad. ... Otros negaron irreflexivamente la luz detrás de ellos y dijeron que no había sido Dios quien los había guiado hasta ese momento. La luz detrás de ellos se extinguió, dejando sus pies en completa oscuridad, y tropezaron y perdieron de vista el blanco y a Jesús, y cayeron del sendero a la oscuridad y al mundo impío que había debajo. Pronto oímos la voz de Dios como el sonido de muchas aguas, que nos daba el día y hora de la venida de Jesús". Early Writings, p. 14, 1882.  
"Se me mostró que más muertes han sido causadas por tomar drogas que por todas las otras causas combinadas". Spiritual Gifts, tomos 3-4, p. 133. 
"Más muertes han sido causadas por tomar drogas que por todas las otras causas combinadas". Selected Messages, tomo 2, p. 450.
"A más de esto, el Papa se ha arrogado los mismos títulos de la Deidad. Se llama a sí mismo 'El señor Dios el Papa', asume la infalibilidad, y exige que todos los hombres le rindan homenaje". Spirit of Prophecy, tomo 4, p. 53.
"A más de esto, al Papa se le han dado los mismos títulos de la Deidad. Se le ha llamado 'El Señor Dios el Papa', y se le ha declarado infalible". The Great Controversy, p. 48 [50-51].


Ellen G. White

Index1